jueves, 24 de mayo de 2012

La Parábola De La Fiesta De Bodas

Un Estudio Bíblico por Jack Kelley

Jesús les volvió a hablar en parábolas, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un rey que hizo fiesta de bodas a su hijo; y envió a sus siervos a llamar a los convidados a las bodas; mas éstos no quisieron venir.

Volvió a enviar otros siervos, diciendo: Díganles a los convidados: He aquí, he preparado mi comida; mis toros y animales engordados han sido muertos, y todo está dispuesto; vengan a las bodas.
Mas ellos, sin hacer caso, se fueron, uno a su labranza, y otro a sus negocios; y otros, tomando a los siervos, los afrentaron y los mataron. Al oírlo el rey, se enojó; y enviando sus ejércitos, destruyó a aquellos homicidas, y quemó su ciudad.
Entonces dijo a sus siervos: Las bodas a la verdad están preparadas; mas los que fueron convidados no eran dignos. Vayan, pues, a las salidas de los caminos, y llamen a las bodas a cuantos hallen. Y saliendo los siervos por los caminos, juntaron a todos los que hallaron, juntamente malos y buenos; y las bodas fueron llenas de convidados.
Y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda. Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda? Mas él enmudeció.
Entonces el rey dijo a los que servían: Átenle de pies y manos, y échenlo en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.
Porque muchos son llamados, y pocos escogidos.” (Mateo 22:1-14)

¿Por Qué Todas Las Parábolas?

La palabra griega para parábola literalmente significa establecer al lado de. Una narración terrenal ficticia se establece al lado de una verdad celestial para ayudarnos a expresar su significado. Cuando los discípulos le preguntaron a Jesús porqué le hablaba en parábolas a la gente, Él dijo,
“Porque a ustedes les es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado. Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.” (Mateo 13:11-12).
De hecho esto quiere decir que una parábola tenía la intención de lograr dos cosas: 1) Instruir a Sus seguidores, y 2) confundir a todos los demás. Estos dos objetivos, aparentemente conflictivos, pueden lograrse porque es el Espíritu Santo quien nos da el entendimiento que necesitamos. Sin el Espíritu Santo ninguna persona puede comprender las cosas de Dios. Pablo lo dijo así,
“Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.” (1 Corintios 2:14).
La Parábola de la Fiesta de Bodas es un buen ejemplo de ello. O es muy instructiva o es muy confusa, lo cual depende del conocimiento que uno tenga de la Biblia. (Un conocimiento adecuado de las costumbres judías de las bodas durante los tiempos bíblicos puede ser de ayuda aunque no es esencial.)

El Planificador De Bodas

Las costumbres judías de las bodas del siglo primero consistían en que el padre del novio estaba a cargo de todo el evento y asumía todos los gastos relacionados con la boda y el banquete posterior. Me he enterado de que en el caso de la realeza o de personas muy adineradas, esto generalmente incluía proveer una prenda de ropa especial que la persona invitada vestía sobre su propia ropa corriente. Esta prenda de ropa para las bodas se le ofrecía a la persona invitada cuando llegaba al evento y de inmediato se la ponía. El rechazo a vestir esa pieza de ropa era un insulto al padre del novio y podía ocasionar que esa persona invitada fuera expulsada de la fiesta. En caso de una reunión de muchas personas, también servía para identificar a las personas invitadas y desanimar a las que no habían sido invitadas.
Como mencioné, las Parábolas de nuestro Señor Jesús son narraciones cuya intención es la de explicar una verdad celestial. Cada persona u objeto son simbólicos de alguien más o de algo más. El entender el simbolismo es crucial para poder descubrir la lección de la Parábola. De hecho, para poder recibir el impacto teológico completo de la parábola se requiere poder tener ese entendimiento.
El Rey representa a Dios el Padre, Su Hijo a nuestro Señor Jesús. Las personas invitadas que declinaron Su invitación simbolizan el rechazo de Israel del Mesías y los siervos que Él envió a invitarlos son los profetas.

¿Conoce Usted A La Novia?

Algunas personas dicen que el grupo al que Él envió a Sus siervos para invitarlo representa la Iglesia, pero el simbolismo y el momento no son los correctos. La Iglesia es la Novia de Cristo (Efesios 5:25-27), no un grupo de invitados sustitutos de último momento. Puesto que Israel ya había rechazado Su invitación, y la Iglesia (siendo la novia) no necesita una invitación, ¿quiénes pueden ser estos invitados?
Estos invitados tienen que venir de un tiempo después que la Novia ha sido escogida y preparada, porque el banquete de bodas está listo y solamente las personas invitadas hacen falta para que inicien las festividades. Estas personas invitadas conforman un grupo que llamamos los creyentes de la tribulación, y son aquellas personas que llegan a la fe después del Rapto de la Iglesia en Apocalipsis 4 pero antes del banquete de bodas de Apocalipsis 19.

La Verdadera Lección De La Parábola Es Esta

Esta prenda de ropa para las bodas representa la justicia de Dios. Este es un concepto que ha sido explicado en varias ocasiones tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento. Isaías describió nuestra justicia como trapos de inmundicia (Isaías 64:6) y la justicia de Dios como “vestiduras de salvación” y “manto de justicia” (Isaías 61:10) en donde la adquisición de estas cualidades está unida a los vestidos que se nos dan en la boda.
“En gran manera me gozaré en el Señor, mi alma se alegrará en mi Dios; porque me vistió con vestiduras de salvación, me rodeó de manto de justicia, como a novio me atavió, y como a novia adornada con sus joyas.” (Isaías 61:10)
En Apocalipsis 19 la iglesia ha sido preparada como una novia habiendo sido ataviada con vestidos de lino fino, lo cual representa nuestra justicia. Pero así como en Isaías 61:10 la justicia, simbolizada por el vestido, le es dada a la novia, la misma no se obtiene comprándola ni ganándola. Pablo dijo que nuestra es la justicia que viene a nosotros por la fe (Romanos 3:21-22).
El hecho de que un invitado es echado en las tinieblas de afuera por no llevar puesto el vestido para las bodas indica que a estas personas invitadas de último momento también se les exigen estar vestidas con las “vestiduras de salvación.” Apocalipsis 16:15 nos dice que los creyentes de la Tribulación deberán “guardas sus ropas.” En otras palabras, estas personas serán responsables de mantener la justicia que se les ha dado por obedecer los mandamientos de Dios y permanecer fieles a Jesús (Apocalipsis 14:12). Solamente a la Iglesia se la ha prometido el regalo de la seguridad eterna.
Por consiguiente, el invitado que ha sido expulsado ha sido el creyente de la tribulación que ahora está tratando de ganar su entrada al banquete vistiendo su propia ropa, habiendo perdido o desechado el “vestido de salvación” que se le había dado. Estaba esperando ganar la entrada en el reino por su propia justicia, la cual es, según Isaías, como trapos de inmundicia a los ojos de Dios.
Hay otro sesgo en la parábola de las diez vírgenes (Mateo 25:1-13). El escenario allí es también el momento de la Segunda Venida. Y, de nuevo, la Iglesia no es la dama de honor. La Iglesia es la Novia a la cual no se le puede negar el ingreso al banquete de su propia boda. Las cinco doncellas que fueron excluidas eran los creyentes de la tribulación que habían perdido su salvación ya sea por no obedecer los mandamientos de Dios o por no haber permanecido fieles a Jesús, o ambas cosas. Esto indica su falta de suficiente aceite en sus lámparas, lo cual es simbólico del Espíritu Santo. Puesto que el Espíritu Santo está sellado en la Iglesia como un depósito que garantiza nuestra salvación (Efesios 1:13-14), las doncellas que fueron excluidas del banquete tienen que representar al grupo de personas de después del Rapto de quienes el Espíritu Santo se apartó debido a su falta de fe.
Muchos son los invitados, pero pocos los escogidos (Mateo 22:1-14). Dios no quiere que nadie se pierda, sino que todos lleguen al arrepentimiento (2 Pedro 3:9). Pero ya sea que se trate de la Novia o de los invitados a la boda, la única justicia que nos da la entrada a Su presencia es la que se nos da como un regalo y se acepta por fe (Romanos 3:21-22). Todos ustedes que fueron bautizados en Cristo, de Cristo están revestidos (Gálatas 3:27). Al que no conoció pecado, por nosotros [Dios] lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él (2 Corintios 5:21). Selah. 19/05/2012

Título Original: The Parable Of The Wedding Banquet
Traducido por Walter Reiche B