lunes, 17 de agosto de 2015

En cualquier momento nos vamos a nuestras moradas que prometió el Señor

Debemos entender que debemos estar preparados, ya que en cualquier momento El Señor arrebata a la iglesia, por lo que debe ser una constante predica en nuestro caminar y no mirar con afán proyectos terrenales, nuestra mirada es Cristo y llevar su cruz, lo demás son glorias terrenales, cuyo fin podría llevarnos a un camino diferente, por lo cual cada día vivir como el último día y como si esta noche viene El Señor a buscarnos, no nos descuidemos, llenemos nuestras lámparas para que estén preparadas y que alumbren el camino para recibir al Señor en el aire al sonar de la trompeta. ¡Si ven Señor Jesús!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.