sábado, 6 de agosto de 2016

Confirmación acerca del asteroide

Aporte de CLAUDIA PINTO LANDEROS
Conocí la profecía del asteroide, que el Señor le dió al hermano Efraín Rodríguez, a principios de 2015. Siendo graduada de un Instituto Bíblico, llamada al pastorado, y habiendo entregado un mensaje del Señor al apóstol de la iglesia en la que congregaba (un juicio de Dios, por haber enfocado la adoración hacia su persona tomando el lugar del Señor, quitándole la honra que Él merece, por haber exigido dinero a la congregación para si mismo). Un juicio que se cumplirá en breve, y por el cual fui expulsada de esa iglesia, esta palabra me resultaba muy difícil de asimilar por su contenido, por abarcar toda la Tierra en general.
Porque está escrito: "Examinadlo todo; retened lo bueno", pero el versículo anterior dice: "No menospreciéis las profecías" (1 Ts. 5:20-21). Por tanto, puse en oración este asunto, y sentía la presencia del Espíritu Santo en el mismo momento en que le preguntaba al Señor acerca de este asunto.
Tenía miedo de la respuesta, impotencia porque entiendo que se trata de algo que es irreversible, mientras tanto seguía la profecía y las distintas confirmaciones que habían cada día.
Una noche casi que no pude orar, me fui a dormir y en la madrugada tuve el siguiente sueño:

En el sueño estaba en la cocina, mirando televisión. El programa era un noticiero, su conductor es un periodista muy conocido en nuestro país (Argentina), que se destaca por indagar en la noticia, no sólo presentarla. Él estaba a la izquierda de la pantalla, a la derecha un experto en Astronomía, detrás de éste habían dos pizarras divididas en cuadrículas. Hablaban de algo que se dirigía a la Tierra, el periodista sumamente preocupado, le preguntaba al experto dónde caería eso. Interviniendo en el sueño contesto: Yo sé dónde va a caer, va a caer en el Mar Caribe, dije en el sueño como si ellos quizá pudieran escuchar a través del televisor.
Luego se oyó esta frase:
"se acercaba a la Tierra un exoplaneta"
Al escuchar estas palabras, en el sueño comencé a temblar tanto que debí sujetarme de un mueble para no caer al piso, al tiempo que llamaba a un familiar para hacerle saber esta noticia.
El sueño terminó, al sonar el reloj 6:30 a.m. del jueves 28 de abril de este año.

Quedé en shock unas dos semanas. Entiendo que esta es una confirmación del Señor, desconozco los términos o palabras que se utilizan en Astronomía, y nunca había escuchado la palabra exoplaneta hasta este sueño, por lo que debí buscar su significado (un exoplaneta es un planeta que no pertenece a nuestro sistema solar). Le pedí al Espíritu Santo que me ayudara a entender que relación tendrían asteroide y exoplaneta, porque son dos cuerpos celestes diferentes. Esa noche encontré videos en los que tres personas cristianas refieren que un planeta que viene desde afuera del sistema solar se acercará a la órbita de la Tierra, se calcula que posee un tamaño 7 veces el de la Tierra, y su fuerza gravitacional desestabiliza lo que encuentra a su paso. Que este exoplaneta ( o planeta extrasolar) arrastrará el asteroide del cual tanto se ha profetizado.
Finalmente: "...que el astro ya ha entrado a nuestro sistema solar cruzará la órbita de la Tierra en contraposición a las manecillas del reloj y al finalizar la vuelta alrededor del Sol a su regreso pasaría nuevamente por el plano de la órbita terrestre dejando a su paso desechos de asteroides que eventualmente caerán sobre la Tierra". Gill P. Broussard, astrónomo cristiano (citado por una de las páginas cristianas que tratan la profecía del asteroide).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.