lunes, 29 de agosto de 2016

MENSAJE DEL SEÑOR, LA CIUDAD CELESTIAL, NIBIRU, EL CERN.

MÓNICA GOMEZ LOYA

El Señor Jesucristo vino a mí nuevamente… Y comenzamos a subir. Él me dijo: “Ven a ver lo que te mostraré”. Me lleva a ver el sol otra vez y me dijo: “Este es el sol, ahora ven…”.
Y veo a Nibiru que se oculta tras del sol; y veo como empieza a acercarse más y me dice el Señor: “A medida que se acerque las estrellas van a brillar más”… Veo como las estrellas empiezan a hacerse más brillantes…

Enseguida veo a Nibiru colocarse a un lado del Sol hasta quedar parejos y se ven como dos soles visibles… Luego veo como ahora pasa al frente y toma el lugar del sol… y ahora el sol queda atrás y Nibiru es tan grande que el resplandor del sol ya no se ve, ahora se ve todo oscuro como si fuera de noche y me dice el Señor: “El Sol se pondrá negro como tela de silicio y la luna no dará su resplandor; y el Sol se convertirá en tinieblas, no sabrán si es de día o es de noche…

Apocalipsis 6:12
“Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre;”
Apocalipsis 21:2-7
“Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios.
Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.
Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.
Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida.
El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.”

Luego me lleva hacia el Reino Celestial a la Ciudad Celestial, me veo entrando en un lugar, empiezo a entrar un poco más… Y estoy viendo un resplandor como tornasol… Todo lo que había ahí brillaba, había muchos pilares y columnas, yo estaba maravillada… parecía como si me encontrara dentro de un diamante, era tan bello ese lugar todo estaba cubierto de piedras preciosas y diamante en ese salón…

Caminamos y vi que era un lugar muy grande, lloraba de gozo y felicidad, era un sentimiento tan bello y repetía esto: -¡Es muy bello, es tan bello!... mis labios no cesaban de repetir… A medida que avanzaba pude ver con claridad la enorme construcción arquitectónica celestial que sólo Dios pudo diseñar…

De pronto algo llamó mi atención... en una parte de esos salones estaba el “Arca del Pacto” todo era de oro, un oro que resplandecía, era igual al diseño que Dios ordenó a Moisés, el Arca del Tabernáculo… Me acerqué para ver y brillaba tanto…
Arriba tenía dos Querubines que eran de oro y el Arca se abrió, me acerqué para ver y estaban las Tablas de la Ley y estaba una vara…
Era hermoso al frente; y a los lados había unos velos en forma de cortinas que cubrían esa habitación, eran de oro transparente como el cristal… Y caminando vi algo más… Había un Trono muy grande, era un Trono tan hermoso que resplandecía; y me pude dar cuenta que aún no había nada en el…
Oí la voz del Padre y dijo: “Esta es la Nueva Jerusalén; y aún no has visto todo, aquí me alabarán y me danzarán cuando ustedes vengan a Mí, aquí no habrá más llanto y dolor ni muerte y enfermedad, ni sufrirán, no habrá angustia, habrá Paz…”
Yo estaba de rodillas lloraba y lloraba frente a ese Trono… Ahí se me vinieron muchos sentimientos encontrados en mi mente, de pensar que hay muchos que creen que no exista realmente Dios… Y Me dijo: “Denle la Gloria al Cordero Santo de Dios, porque todo se lo deben a Él”

Y vino el Señor Jesucristo y me dijo: “Ahora ven que te llevaré aun lugar”… Fuimos y era un lugar tan bello que no hay palabras para describirlo y allí me ungió de Él, trajo un jarrón de aceite y Me ungió, también con Él y Me dijo: “Te he ungido para que estés preparada, para lo que vas a ir a ver; y sólo así lo podrás resistir. Cúbrete con Mi Sangre y declárala sobre ti, aun cuando estés ahí y veas esto que está aconteciendo ya…”

Me llevó a la entrada de un lugar… era como una gran galera o especie de bodegón que estaba todo cercado con malla alrededor… luego Me dijo el Señor: “Entra…” Y luego entré por una enorme puerta y me adentré… lo que vi allí me sorprendió, me asombró habían muchas planchas (camas), como las que están en los hospitales en los quirófanos que las usan para operar…

Cuando estaba observando, de pronto vi entrar a dos personajes, ellos traían a una persona atada, seguidamente la pusieron sobre una de estas planchas y la ataron y le dijeron: “Niégalo”… y decía ese hombre ¡NO! No lo negaré, Él es mi Salvador y mi Señor… Ellos dijeron -cállate aquí no pronuncies esas palabras, Así que niégalo y renuncia a Él o si no te vamos a torturar… el hombre les respondió: “No importa, yo no lo negaré, gritaba… Porque Él es mi Señor Jesucristo…” Y decían enojados, cállate, no pronuncies ese Nombre aquí…”

En la parte de arriba de esa plancha donde él se encontraba, había una guillotina, que sólo al jalar de ella caía sobre la persona y caía justamente en el cuello de él… Entonces le dijeron, si no lo niegas lo vamos a dejar caer… Y él dijo: “Aun así, NO lo negaré”…
Dejaron caer la hoja de la guillotina, hasta quedar cerca del cuello y la sostuvieron y le dijeron nuevamente: “Niégalo” y él dijo “No”… Dijo uno de ellos, desátalo; y vamos a llevarlo a la otra…
Y vi como lo cambiaron de lugar y le aplicaron electroshocks… mientras que ellos torturaban a ese hombre, vi que Obama estaba ahí, él observaba todo… y luego tomaron al hombre y dijeron: “Ahora sí, aquí lo vas a tener que negar”… Más el hombre respondió y les dijo: No me importa, pero NO lo negaré… Y cuando dijo eso, le pusieron unos cables y un casco en la cabeza; y le dieron unas descargas eléctricas tan fuertes que soltó un grito desgarrador… Y el torturado dijo: “Está bien lo negaré”…

Los que lo estaban torturando dijeron: “Niégalo” y el hombre dijo -lo niego…
Yo estaba aterrada y llorando… En eso aparecieron otros personajes, ellos eran Vladimir Putin y el primer ministro de China… Entonces Obama les dijo: Que hacen aquí, por qué están aquí… Más un personaje detrás de ellos le dijo: Ellos vinieron y entraron por la fuerza, no los pude detener, señalando a Vladimir Putin; y Vladimir le dijo a Obama, -Así que era cierto lo de este lugar… Y Obama le respondió –así es, aquí tenemos toda clase de torturas- y Obama le señala a Vladimir todo el lugar…

Luego ellos observaban al hombre y le volvieron a dar otra descarga… Y el hombre torturado dijo: Esta bien lo niego, sáquenme de aquí… Los que lo torturaban lo desataron y lo pusieron frente a Obama… el hombre sangraba; y Obama lo golpeó tan fuerte en el rostro y el hombre estaba sangrando aún más… Y ante la sorpresa de los ahí presentes Obama se transformó ahí mismo en un horrible reptil… Ellos se sorprendieron y yo también…

Obama entonces dijo: Nosotros siempre hemos estado aquí y tenemos el control del mundo… Y vi con espanto, como los hombres que torturaban también se convirtieron en reptiles…, el hombre que había sido torturado estaba aterrado… Obama dijo –esta es mi forma- Y sacó su lengua y comenzó a lamer al hombre… Me dieron ganas de vomitar, yo quería salir de ahí…

Vladimir Putin le dijo al primer ministro de China –vámonos de aquí que esto es asqueroso- y salieron…
Luego Obama les dijo a los otros reptiles -llévenselo, márquenlo y mátenlo- y se retiró…
Cuando los otros reptiles se quedaron con el hombre le dijeron –te vamos a poner la marca- más el hombre les dijo: ¡NO! Me arrepiento Señor, perdóname, Tú eres mi Señor, yo no Te negaré, aunque me hagan lo que me hagan, no lo haré… Los reptilianos le dijeron –como que no, ya lo negaste- el hombre les dijo -pero me arrepiento y no me pueden matar, porque quiero irme con mi Salvador… Y el Señor me sacó de allí y me dijo: Efesios 6.10-12 “Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.”

Así que hermanos, al apóstol Pablo el Señor le da una revelación por el Espíritu Santo, de la existencia de fuerzas de satanás y de cómo están conformadas esas fuerzas… Y esto nos abra el entendimiento para saber que siempre estamos rodeados de estas fuerzas oscuras que dominan el mundo; Y que nuestra lucha siempre tendrá que ir dirigida contra satanás, no ignorando sus maquinaciones…

Luego el Señor me llevó donde había una reunión de primeros ministros… Llegó a ellos un personaje muy elegantemente vestido, que sobresalía entre todos ellos; Y era el anticristo, y les dijo –prepárense porque viene destrucción a la Tierra, va a ser destruida parte de la humanidad, por un planeta-cometa que viene, cuando eso pase, muchos irán a las tiendas y querrán comprar alimentos; y no habrá alimentos. Será tan grande el hambre que comenzarán a comerse, del hermano a su hermano, del padre al hijo, de la nuera a su suegra… Y cuando eso ocurra, es entonces que vendrán a pedirme alimentos, porque yo tengo almacenado todo el alimento, entonces los marcaré, les pondré mi marca-…

Los ministros estaban boquiabiertos, sorprendidos miraban fijamente al anticristo… y en eso hizo su aparición otro personaje más… y era Obama, él estaba airado y le dijo – Porqué has hecho esto, ellos aún no tenían que saberlo- el anticristo le respondió -De todas maneras lo sabrán- se puso de pie y les dijo vamos. Ellos le siguieron.

Todos entraron por un pasillo y caminaron largo rato, luego se adentraron por un elevador; Y el Señor me llevó para seguirlos… El elevador era todo como de cristal y se podían ver las paredes de piedra por donde iban descendiendo. Iban hacia las profundidades de la Tierra, bajaban y bajaban… Luego llegaron a otro pasillo, caminaron largo hasta llegar a la parte baja y entraron a otro elevador que era igual que el otro; y siguieron adentrándose a las profundidades de la Tierra y continuaron descendiendo y descendiendo… Luego se detuvieron en otro pasillo, caminaron aún más abajo y subieron a otro elevador que los llevó aún más abajo…

Veía con horror como ellos iban por un cañón tan grande y tan profundo que el elevador se veía tan pequeño en ese inmenso cañón… Después de haberse subido en esos tres elevadores llegaron a un lugar y allí se paró ese último elevador… Se sentía un calor abrazador como si fuera casi un horno; y el mismo elevador les servía de protección… A lo lejos se veían como unos enormes anillos, parecían dar vueltas como placas, o algo así…

Esos anillos se veían incandescentes como carbón, los primeros ministros estaban aterrados, tenían los ojos desorbitados… Yo estaba aterrada y no alcanzaba a comprender que hacíamos allí.
El anticristo señalando a lo que estaban observando dijo estas palabras: -Este es el núcleo de la Tierra, aquí se genera corriente magnética, esta masa gira dentro de la Tierra y produce el campo magnético. Cuando se acerque el planeta-cometa con su fuerza gravitacional, el campo magnético se debilitará de tal manera que la Tierra detendrá su rotación y estará expuesta a vientos solares muy fuertes que producirán en la humanidad quemaduras extremas y el cáncer a la piel no se hará esperar, habrá catástrofes nunca antes vistas y muchos serán los que morirán. Nosotros estaremos ahí para gobernar con los que hayan quedado-… Los que lo escuchaban estaban mudos sin saber que decir y veían con espanto al anticristo… Yo sentía que no podía resistir más estar allí y el Señor me sacó… Me llevó hacia otro lugar…

Isaías 13:5 “Vienen de lejana tierra, de lo postrero de los cielos, Jehová y los instrumentos de su ira, para destruir toda la tierra.”

Estaba parada viendo un televisor, ahí estaba una periodista reconocida dando una noticia, ella estaba dando una noticia de alarma y decía lo que venía para la Tierra ya muy cerca y se refería al planeta Nibiru. Ella decía -va a traer destrucción para la Tierra, tomen precauciones, almacenen alimentos, mucho alimento y mucha agua- Lo decía alarmada, tenía el rostro pálido y estaba consternada… De pronto se cortó la señal, yo podía ver los camarógrafos y vi llegar a unos hombres hacia ella que le jalonearon y le dijeron que la iban a matar… Ella les dijo firmemente –porqué ustedes no les dijeron nada- uno de ellos les contestó -Porqué si les decíamos íbamos a causar pánico a la humanidad, pero mira ahora lo que has hecho- Y vi mucha gente que se agolpaba en la televisora queriendo respuestas…

Y luego la tomaron y le dijeron -Ahora vas a salir y les vas a dar las respuestas tú- La tomaron a jalones y la sacaron a la calle. Ella les decía que no la dejaran ahí, ellos la conocen y se van a ir contra ella. Ellos le dijeron -A ver qué haces para calmarlos… Ella estaba aterrada y dijo -de todas maneras la gente se iba a enterar- Y vi con sorpresa como en la calle había multitudes de personas. Ellos corrían de un lado a otro, la gente había entrado en pánico y entraban a las tiendas y se golpeaban entre sí. Estaban aterrados y querían obtener alimentos. Tomaban productos de las tiendas, los arrebataban, se golpeaban entre ellos… Se escuchaban gritos por todas partes… ¡Oh Santo Señor!

Era terrible lo que estaba delante de mí, el Señor me dijo mira, y vi el enorme planeta en medio de la oscuridad, se veía claramente en el Cielo. Yo lo veía y había temor en mi corazón. Veía correr a la gente asustada, las personas tenían sus rostros llenos y llenos de terror. Y me dijo el Señor fuertemente: “Es aquí donde vendrán a clamar muchos de Mis hijos, muchos comenzarán a arrepentirse” dijo el Señor.

Yo veía el planeta Nibiru, se veía rojo imponente, y me dijo el Señor con voz fuerte: ¡Siete días, son siete días! Dijo fuertemente, después de la salida de Nibiru para prepararse para el gran cataclismo que vendrá… Yo estaba llorando; y Me decía el Señor: “Algunos hoy no me creen, pero en esos días me creerán”…

Iglesias, no estoy hablando de fechas para el Arrebatamiento, estoy hablando a partir que se vea Nibiru en lugar del Sol en todo su esplendor, tenemos siete días para prepararnos; y le pidamos al Señor, que tenemos que hacer, y hacia dónde ir… Por supuesto que en todo tiempo debemos de estar preparados en Santidad y velando en ayuno y oración…

¡Ve y diles! Me dijo el Señor, ¡Que crean sin ver, para que prevengan! Me dijo el Señor.

Y me llevó a un lugar, me hizo entrar por una puerta, entré, caminé; y había una entrada, pero esta entrada estaba en lo que era el piso, daba hacia abajo… Y vi entrar a muchos personajes, ellos venían vestidos de trajes, eran los ricos, los poderosos; y venían corriendo para llegar y entrar. Una voz les decía, apresúrense ahí viene, se acerca, apresúrense, gritaba esa voz. Y ellos rápidamente entraban, eran por cientos estos personajes…

Vi venir al anticristo, él también corría, venía acompañado de un personaje; y cuando iban descendiendo por las escaleras iban hacia las profundidades. Luego llegaron a un lugar, ahí habían muchas puertas y pasillos; y le dijo el personaje que iba con el anticristo -A dónde se fueron todos- El anticristo dijo -a resguardarse, nosotros también vamos allá- Llegó Obama y le dijo al anticristo, que haces aquí, si tú lugar está en otro bunquer mejor… El anticristo le dijo -lo sé pero lo di para que se resguarden otros allá- y le dijo Obama -Tienes que irte allá está tu lugar- El anticristo le dijo fuertemente ¡No! aquí me voy a quedar.

El anticristo le dijo al otro que iba con él, ven y se adentraron por una puerta y caminaron por un largo pasillo y llegaron donde había una gran máquina, que de pronto yo no sabía que era. El otro personaje le dijo al anticristo -Pero que hace la máquina del CERN aquí- el anticristo le dijo -es aquí donde me voy a resguardar- y de la máquina salió una voz y dijo unas palabras que no entendí y una puerta se abrió… Cuando se abrió esa puerta, el hombre le dijo al anticristo -Hay esa máquina me da terror- el anticristo le dijo -No tengas terror, mira- Y entró y le dijo, ve tu también; Y el hombre le dijo, No. El anticristo le dijo, ven, aquí vamos a estar mejor… Luego el hombre entró y la puerta se cerró…

El anticristo estaba sentado en una silla, como se sientan los pilotos cuando van a tripular en un avión o algo así… Se acomodaron y el anticristo dijo, esto es por propulsión, cuando llegue el asteroide a la Tierra, ya no estaremos aquí… De pronto se encendió todo ahí y se veía como que iban a despejar y era tan fuerte la sensación y era tan real como si fuera a ser lanzado como un cohete… El hombre estaba aterrado mirando al anticristo…, en ese momento se empezaba a fragmentar y decía estas palabras -Cuando todo esto pase yo reinaré, hoy muero en lo terrenal, polvo fui y en polvo me convertiré y pierdo toda imagen de Él, refiriéndose a Dios… Y se comenzó a desintegrar volviéndose polvo… Y entonces una enorme bestia tomó su lugar y dijo estas palabras –Y ellos me acompañarán, ellos se vendrán a resguardar aquí…

Y vi unos personajes que no sé cómo habían entrado; y habían varias cápsulas como las máquinas donde hacen las resonancias, pero estas se cerraban en su totalidad y dijo -Ellos son los Rockefeller, los Busch, los Rothschild y Bilderberg- Yo volví mi mirada hacia los personajes y vi con terror que ellos ya no tenían la apariencia de hombres, todos ellos eran reptiles, se adentraron en esas cápsulas, la cerraron y la sellaron… Oh Santo Dios.

Se sellaron automáticamente… Yo ya estaba respirando con dificultad; y ya para ese momento yo ya sentía que me ahogaba… Era tan terrible lo que mis ojos estaban viendo, era tan terrible…
Allí volvía ver al hombre que estaba con el anticristo, lo vi muerto y se desangraba, era como si hubiera estallado. Me sentía muy débil y en ese momento fui sacada de allí… y me dijo el Señor: “Ahora ven”… y me llevó hacia un lugar; y estaba parada en frente de una construcción piramidal de color negro, que era la misma que vi en la primera revelación y me dijo el Señor Jesucristo: “Aquí se concentran todos los masones, satanistas y los mensajeros de satanás. En este lugar opera el poder de satanás, las fuerzas de las ciencias ocultas y se reúnen para recibir poder de él”…

Vi llegar diferentes personajes, ellos venían vestidos elegantemente de color negro; y vi llegar entre ellos a Cash Luna, Guillermo Maldonado… Y vi llegar otro personaje más, el venía vestido de color blanco, y era Benny Hinn… Luego todos pasaron a un lugar y allí estaba el papa Francisco que es el “falso profeta” Y les decía que ya era tiempo y que tienen que apresurarse… y les dijo a muchos predicadores, que sigan predicando y perdiendo a muchos… Y luego el papa se carcajeo, delante de sus ojos se transformó en un horrible reptil…

Entonces algunos le preguntaron, eres un reptil; y él carcajeándose dijo No, puedo tomar la forma que yo quiera, puedo tomar la forma de hombre o de reptil o de lo que yo quiera, pues soy satanás; y tomó la forma de una horrible bestia… Me dijo el Señor: “Ellos son los que gobiernan el mundo”… Yo estaba turbada, aterrada, con sentimientos encontrados en mí, me sentía muy débil y muy agitada, porque me faltaba la respiración… Y le pedí al Señor que me sacara de allí; y fui sacada rápidamente de ese lugar por el Señor; Y me llevó hasta la Ciudad Celestial y fui ungida nuevamente ahí… ¡Oh Santo!

Me dijo el Señor: “VE PRONTAMENTE Y HABLA A MI PUEBLO LO QUE HAS VISTO, DILES QUE SE PREPAREN Y DILES QUE SE ARREPIENTAN; Y ÁRBOL QUE NO DE FRUTO, SERÁ CORTADO... DILES QUE SE ARREPIENTAN”… ¡Oh Santo, Santo! Y me regresó.

Iglesia el Señor nos está llamando, el Señor está llamando a Su pueblo al arrepentimiento, el Señor quiere que se aperciban, que vivan en Santidad Iglesia. El Señor Jesucristo está a la puerta y los Juicios también… Esto es real Iglesia, esto es Tan real oh Santo, Santo, Santo… Pide confirmación al Espíritu Santo de Dios.

Iglesia mantente en ayuno y oración y en Santidad total, porque sin Santidad nadie, absolutamente nadie verá al Señor… ¡Oh Santo!

Gracias Padre, gracias Señor Jesucristo, Gracias Espíritu Santo, Tú eres quien nos guía a la Verdad… Gracias Padre nuestro, gracias Padre de la Gloria Jehová de los Ejércitos. ¡Oh Santo, Aleluya! Bendito sea Su Nombre Señor. Gracias por permitirme entregar Su mensaje Señor. Amén y Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.