viernes, 23 de febrero de 2018

NO LEA ESTO

Cuando Dios me reveló el proceso que venía para Venezuela, nuestra moneda estaba sólida. Un dólar aun al costo de 4,30 bs, aunque caro no representaba una amenaza para los habitantes, porque era el tiempo del ta barato dame dos, la bonanza petrolera y las contrataciones extranjeras para la construcción del plan 4 de Sidor, era un mundo de convivencias con Argentinos, Chilenos, Peruanos, Ecuatorianos. Chile vivía el proceso de Pinochet y le vino perfectamente las puertas que se les abrieron en esta tierra maravillosa. Esto lo escribo para recordar a alguno que maltrata y que abusa de nuestra gente que buscan un refugio, que este país les trató muy bien.

El caso es que en medio de eso que Dios me mostró lo que ocurriría con Venezuela, ya había pasado aquel viernes negro en el gobierno de Luis Herrera Campins donde se devaluó la moneda pasando el dólar a costar 7:50 bs marcando un hito en le economía de Venezuela. Ya todos conocemos las cosas ocurridas en el gobierno de Lusinchi, el segundo Gobierno de Carlos Andres Pérez y el gobierno de Caldera. La entrega al gobierno militar de Hugo Chavez hasta el gobierno de Nicolas Maduro marcando una híper inflación al cambio.

Mi sueño consistió en que Dios me paso por toda la empresa Sidor mostrándome oscuridad y desalación. Yo me encontraba en el escenario, lloraba mas no entendia porque, si teníamos 18.000 trabajadores y se batían varios records de producción y recibíamos bonificaciones y premios para ir a CADA, la Cesta Dorada, o la económica. Me fue mostrada una gran calamidad donde hombres en las calles lanzaban piedras unos contra otros y después de una aparente calma vino un estallido social. Luego vi una gran devaluación. Al otro día mi sueño continúo y me encontré en el antiguo mercado de San Félix, era el lugar poblado de muchas barracas, y vi una multitud de trabajadores que solo dos rostros me fueron revelados, estaban buscando peces y se pescaban muchos, en el sueño vi que teníamos solo cebolla y tomates como ensalada y algunas patillas. Un hombre comenzó a dar gritos porque uno de los pescados se la había caído al agua. Me parece que estaba lamentando por causa de la situación que se estaba viviendo en el momento. Seguido a eso sentí hambre y comencé a comer la ensalada de cebollas con los tomates y todos los que estaban conmigo se animaron y comieron de aquello que parecía exquisito por ser lo que teníamos, luego picamos las patillas, vi que todavía estaban un poco tiernas y se veía como el color blanco empezó a desaparecer y a aparecer lo rojo. Estas patillas gustosamente todos empezamos a comerla, y cuando se cortó la última en la parte interna tenía espagueti y un bistec. La persona que reconocí en el sueño, un excompañero sidorista pensó que había sido una burla y agarro la patilla con el espagueti y el bistec y los tiró al agua. Le pedí al Señor la revelación. La moneda se devaluaría hasta llegar el momento donde no se podrá comprar nada, las empresas se cerraran, habrá mucho desempleo y el hambre será tal que buscaran la comida en los ríos, pues el pescado será accesible si lo buscan. El espagueti y la carne desaparecerán del plato de los venezolanos, porque el poder adquisitivo mermará.

Esa visión me dio la oportunidad de escribir una canción llamada el País se Levantará, no se escribió en el gobierno de Chávez, sino estando gobernando Jaime Lusinchi. Mis predicas con relación al tema no demostraban gran interés por ser simplón. Pero con la canción se levantó un interés que adultos y niños que la cantaron en algún festival de iglesia, escuela o universidad ganaron. Todavía sigue vigente. Permítanme decirles que la cosa apenas empieza. Todavía falta por cumplirse la total escases por la hiperinflación. Después vi en el Orinoco una gran pesca que hundía la draga Icoa en el Rio Orinoco. Es el levantamiento de una multitud que se refugiará en Dios. Más que peces para comer vendrá un gran avivamiento para la nación. Y el país se levantará.
compartido por pastor Nelsón Longart

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.