lunes, 21 de mayo de 2018

Testimonio de conversion

PASTOR PETER
es actualmente pastor de la Iglesia Asamblea de Dios Amoroso. Pero su pasado fue marcado por la persecución a la fe que hoy defiende. Miles de personas se entregan a Cristo en Oriente Medio por medio de sus mensajes.

“Yo era severo en seguir rituales y culturas islámicas. Crecí odiando gente de otras religiones”, cuenta Peter.
Cuando supo que un joven musulmán de su región se convirtió al cristianismo, Peter se encargó de reunir a siete amigos para “dar una lección” al joven. La víctima recibió una fuerte agresión que lo llevó hasta muerte.

“Lo que me sorprendió fue cuando comenzó a orar antes de morir”, agrega Peter, que todavía recuerda las palabras de la oración del muchacho: “Señor Jesús, yo entrego mi vida en tus manos. Gracias por darme un lugar en el cielo, pero enséñales a estos jóvenes tu amor, tu perdón y tu salvación.

Los musulmanes se rieron del joven cristiano escupiendo su cadáver. “La gente creía que iba al infierno como un infiel. Nuestros líderes elogiaron nuestra represión, pero la policía nos capturó esa noche”, recuerda Peter.

Los agresores fueron penados severamente: tres fueron condenados a la pena de muerte, incluyendo a Peter, otros cuatro otros fueron sentenciados a cadena perpetua, mientras que el más joven fue enviado a una detención de jóvenes infractores.

En la Prisión

Los siguientes dos años pasaron y los hombres fueron atormentados por pensamientos y por sueños con las últimas palabras de la víctima.

Pero un día, misioneros de la organización Bibles for Mideast se acercarn hasta la prisión y realizaron una reunión donde el Pastor Paul, director del ministerio, enseñó su testimonio de conversión del Islam al cristianismo.

Al finalizar el encuentro, Peter y sus amigos se acercaron al pastor Paul y confesaron su crimen. Quebrantados hasta las lágrimas, Paul reveló que la víctima había sido uno de sus mejores amigos. Sin embargo, comprendió que era una gran ocasión para evangelizar a los asesinos.

“Ustedes también pueden ir al cielo si reconocen a Jesucristo como Señor y Salvador”, declaró Paul, y rápidamente los tres criminales manifestaron su deseo de aceptar a Jesus. Por la noche, Peter confesó haber visto a Jesús en sueño.

“Yo soy la luz del mundo. El que entra en mi, no permanece en la oscuridad. El que me sigue será libre. Él me tocó con sus manos marcadas y luego no lo vi más”, recuerda Peter maravillado.

Milagrosamente, días posteriores a este suceso, el tribunal dictaminó liberar a los tres hombres. “Fue absolutamente un milagro. Nunca creímos que estaríamos fuera de la cárcel. De hecho, Jesús nos liberó “, Peter aseguró.

Nueve años después, Peter testifica como Dios cambio su vida, ahora es un hombre casado y padre de dos hijos. Él es evangelista y pastor de la organización Asamblea de Dios Amoroso. “Sufrimos muchas persecuciones, pero Jesús nos fortaleció a través de las oraciones de los hijos de Dios”, aseguró el pastor Peter.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.